Me acuerdo que en febrero del 2007, con la familia fuimos a Córdoba. Casualmente estaba el Cosquín Rock y aprovechamos para ir. Fue mi primer recital. Me acuerdo que la pasé muy bien pero papá, que tenía un par de recitales más, me decía que recitales eran los de Soda, que si los pudiese ver tocar me daría cuenta de la diferencia.

Meses más tarde, anuncian la gira “Me veras volver”.

En el día de la madre, 21 de octubre, partimos para Nuñez. Hicimos la cola desde las 11, 12 hs. Era infinita. Encima hacía mucho calor, el sol nos arruinaba y la ansiedad ni te digo.
Horas más tarde, entramos. En un primer momento, quede fascinada con el Monumental. (Y si, soy hincha de River) Después se me paso y desesperada pedí que me comprarán algo. Por ahí anda mi morral de Soda.
Ese día también, conocí a Peter Capusotto y sus videos. (“Cañocito oooh oooh”)

Y el momento llegó. Esos acordes empezaron a sonar y retumbar sobre mi pecho. Una sensación que jamás me voy a olvidar, y aunque fui a más recitales, nunca fue igual.

Gracias a mis viejos y a la vida por haberme dado esa oportunidad de verte aunque sea una vez!

Gracias por tu música, por acompañarme desde la panza de mamá!

Pero sobretodo muchisimas gracias por haber luchado tanto, por haberlo intentado (aunque no deje de preguntarme si no hubiese sido mejor no haber pasado por esto…)

En fin, siempre estarás en mi corazón, en mis recuerdos, en mi vida.

Gracias Totales, Genio!